Ginny nos enseña qué es el Ecuniculi


¡Hola amigoneja/o! Cuánto tiempo sin pasarme a hablar por aquí…la verdad es que últimamente estoy más pendiente de mi canal en Youtube, pero como me encanta escribirte de vez en cuando, aquí estoy otra vez. En esta nueva entrada quiero hablarte del temido Ecuniculi, si no lo conoces con ese nombre, quizá sí que sabes de esa enfermedad que deja a los conejitos con la cabeza torcida, ¿verdad? Para hablar de esta enfermedad he querido hacerle unas preguntas a la mamineja de Ginny, una conejita que me robó el corazón hace unos años…

Pero antes que nada, vamos a ver un poco en qué consiste esta enfermedad…

¿Qué es el E.Cuniculi?

El encephalitozoon es un parásito que se introduce dentro de las células y se replica dentro hasta dañarla totalmente, por eso uno de los síntomas más visibles en su último estadio es la inflamación. Puede manifestarse como problemas neurológicos, renales u oculares, aunque la forma más común es la vestibular (pérdida de equilibrio).

Lo más importante que tienes que saber es que si coges a tiempo la enfermedad y tiene un buen tratamiento, el conejo puede seguir viviendo a pesar de que queden algunas secuelas físicas, como en el caso de Ginny.

¿Cómo sé si está malito mi conejo?

Aunque puede estar comiendo bien y, en general, haciendo vida normal, si conoces bien a tu conejo lo tendrás más fácil para identificar que algo va mal. Puede que tenga “head tilt” (la cabeza ladeada), que haya perdido un poco el equilibrio y de vueltas sobre sí mismo o que se tropiece al correr y caiga. Obsérvale los ojos, otra forma que tiene el parásito de atacar es a través del ojo, lesionando el cristalino y creando una mancha negra en el ojo que se va extendiendo.

Como siempre, el veterinario o veterinaria de exóticos es quien podrá diagnosticar esta enfermedad a través de un análisis de sangre y un reconocimiento exhaustivo. Este parásito puede atacar a muchos órganos, con lo cual muchos síntomas podrían encajar con esta u otra enfermedad. Recuerda, ante la mínima duda, acude al vete.

¿Cómo se transmite el ecuniculi?

Se dice que un 50% de los conejos domésticos en España pueden ser portadores del parásito, pero no tiene porqué “despertarse”. Por eso es importante la desparasitación interna a través del fenbendazol (igual has oído hablar del Panacur, que es una marca).

El parásito puede transmitirse a través de la orina de un conejo afectado y también se ha estudiado que puede transmitirse a través del útero durante la gestación y a través de la picadura de insectos.


¡Vamos a conocer a Ginny!

Estas son las preguntas que le hice a Caroline, mamimeja de Ginny, seguidas por sus respuestas. He traducido del inglés, así que espero haberlo hecho bien para transmitirte tal cual lo que ella me contó.

Para aquellos que aún no conocen a Ginny (¿hay alguien por ahí que aún no la conozca?!), preséntala un poco.

Ginny tiene unos 9 años. Nos conocimos en 2012 en el Santuario Animal Tranquility Trail (Scottsdale, Arizona). Fui allí a buscar un conejito como compañero de George. Él y Ginny se enamoraron al momento, ¡así que me la llevé a casa ese mismo día! Ginny al principio era muy tímida ¡pero pronto se convirtió en la coneja descarada que conozco ahora! Ella es muy valiente y cabezota, dos aspectos que creo le han ayudado mucho a recuperarse del “headtilt” (cabeza ladeada).

Hablemos del E.Cuniculi, ¿qué le pasó a Ginny? ¿desde cuándo vive con la enfermedad?

Ginny está así desde 2013. Todo pasó repentinamente, me levanté una mañana y ella estaba dando vueltas sobre sí misma y su cabeza estaba torcida. La llevamos corriendo al veterinario y le dieron la medicina para el E.Cuniculi y, por si hacía falta, para infección en el oído. Le hicieron un test para E.Cuniculi y dio positivo, seguramente nació ya con el parásito. El refugio del que la rescatamos la rescató de una persona que la tenía a ella y más de 120 conejitos en un patio trasero sin protección ni saneamiento. Muchos de sus hermanos y hermanas también tuvieron la cabeza ladeada debido al E.Cuniculi.

¿Qué has aprendido de esta experiencia?

Creo que lo que esta experiencia me ha dado es no rendirme nunca con tus animales, especialmente cuando ellos no se han rendido. Cuando adopté a Ginny me comprometí a cuidarla. Cuando enfermó me aseguré de darle todos los cuidados que necesitaba, aun cuando algunos días el panorama era desesperanzador. Con los conejos es muy importante conocer y reconocer sus sentimientos. Cuando Ginny estaba muy enferma, a pesar de su enfermedad yo sabía que ella estaba luchando para vivir. Hubo un momento en el que ella no mejoraba y nuestro veterinario estaba realmente preocupado. Dijo que podíamos seguir intentándolo pero que quizá no lo lograría. Cuando miré a Ginny, supe que ella podía. Nunca paró de comer y hacer las cosas que le encantan y por eso, sabía que podría conseguirlo. ¡Y lo hizo! Hoy corre y juega como cualquier otro conejo.

¿Hay algo que Ginny no pueda hacer?

Ginny puede hacer muchas de las cosas que otros conejos hacen, utiliza la esquinera, se acurruca, corre y juega ¡y también da saltitos! Tiene cosas especialmente hechas para su incapacidad como un esquinero con la entrada más pequeña y toda una habitación para correr en círculos (no corre recto pero sí que puede andar recto).

¿Cuál es el mejor momento del día con Ginny?

Mi momento favorito del día con Ginny es cuando llego a casa después del trabajo. Ella y los otros conejos siempre están muy excitados al verme. ¡Les doy premios y pasamos el rato y nos relajamos!

Hay quien piensa que un conejo con E.Cuniculi no puede tener una vida normal, ¿qué les dirías a esas personas? ¿cómo afecta esta enfermedad a la vida de los conejos?

Las personas que creen que los animales con discapacidades no pueden tener una vida normal…Bueno, simplemente están equivocados. Tal y como pasa con los humanos, los animales pueden adaptarse a vivir confortablemente con sus discapacidades cuando tienen los cuidados y el amor adecuado. Hoy Ginny lleva ya cinco años con la cabeza ladeada. Y esto es porque luchamos con ella su batalla y nunca nos rendimos, hemos tenido cinco magníficos años juntos, años con algunos de los mejores años de nuestras vidas. Mucha gente se habría rendido con su conejo. Pero diferente no significa dañado. Ginny puede parecer diferente, pero ella es única y tan feliz como un conejo “normal”.


Quiero agradecerle a Caroline que haya querido ayudarnos a comprender mejor esta enfermedad y sobre todo, hacernos ver que nunca hay que tirar la toalla, que si conoces bien a tu peludín sabrás si es necesario seguir luchando o no. Gracias a eso Ginny nos llena de alegría con sus fotos en Instagram y gracias a eso sabemos que se puede vivir con la cabeza ladeada permanentemente (“permanent headtilt”). Muchas gracias Caroline, muchas gracias Ginny.

Como siempre, deja un comentario si te apetece y siéntete libre de compartirlo para que más gente conozca el caso de Ginny. ¡Un besinejo!

13 comentarios

Deja el tuyo
  1. 1
    Nely

    Me gusta mucho esta entrevista y que se conozca la enfermedad, yo tengo un conejito (Thor) que tiene un año y medio y se le despertó está enfermedad hace un año, tras el tratamiento actualmente está perfecto, hemos realizado una analítica de revisión y está todo bien para tener la enfermedad, mi conejito recupero el equilibrio (ya no tiene la cabeza ladeada) y ojala siga así mucho tiempo.Me alegra saber que se puede tener una vida muy normal aún con la enfermedad. Deseo a todos los conejitos que tienen la enfermedad que les vaya muy bien, sean muy felices y reciban mucho amor.

  2. 3
    Carlos

    Hace un par de años mi conejito padeció de este mal por favor si alguien pudiese orientarme al respecto, ese medicamento es accesible??? Que
    Industria y en qué países lo comercializan??? Existen similares en Sudamérica???
    Perdí a mi conejito por desgracia el mendigo país donde vivo no está al nivel suficiente para hacer esas pruebas, recurrí muchísimos veterinarios, por desgracia siempre lo común (solo perros y gatos)
    Alguno que efectivamente tenía idea de aquello me dijo que no existían las herramientas (reactivos) para realizar el diagnostico, el tenía muchas ganas de vivir, pese a esa enfermedad seguía alimentándose y seguía lleno de vida, pero día que pasaba empeoraba su estabilidad, prácticamente ya no podía mantenerse en pie mucho tiempo pues comenzaba a girar y girar, con todo el dolor de mi corazón acepte que lo hicieran dormir pues me dijo que empeoraría. Que puedo hacer ???
    Muchas gracias y saludos cordiales a todos

    • 4
      Rocio

      Qué pena más grande, Carlos. Desconozco si lo venden en tu país, aunque me consta que alguna mamineja lo ha dado en Sudamérica. Ojalá alguien de por allí lea y pueda orientarte mejor. Un besinejo! ❤

  3. 5
    Rosmauris Jara

    Hola soy una nueva mamineja y vivo en venezuela, gracias por compartir y publicar tanta informacion sin duda me ha dado herramientas para llegar a cuidar bien de mi conejo. La experiencia de Ginny me enseño que puedo lograr conocer tan bien a mi bebe (Beto Spaghetto ) al punto de ver cuando algo no va bien… Muchisimas gracias me uno al orgullo de ser mamineja!

    • 6
      Rocio

      Hola!! Sí, por supuesto, lo más importante es conocer bien a tu conejito para saber cuándo le pasa algo. Ya que ellos no muestran muchos signos cuando están enfermos. Bienvenida al mundo de las maminejas, un mundo maravilloso! ❤❤

  4. 7
    Marta

    Hola Rocío, yo tengo una pregunta acerca de la desparasitación con fenbendazol, ¿cada cuánto te la recomienda el veterinario? Te he escrito ya en otras ocasiones comentándote que vivo en un pueblo pequeño y no dispongo de accesibilidad a veterinarios de exóticos y, a pesar de que el veterinario al que voy nos trata muy bien y nos hace revisiones cuando vamos a vacunar al enano, hay cosas en las que no está tan informado, como este caso. Yo recuerdo haberle dado Panacur tan sólo una vez hace algunos años porque, a pesar de que nos lo recomendó el vete, leía opiniones muy diversas en internet (además, no era específicamente para conejitos y eso me hacía desconfiar un poco del medicamento). Te agradecería muchísimo que me indicaras las recomendaciones de tu veterinario, sé que lo ideal es que lleve a mi enano a un veterinario de exóticos y que cada conejo es un mundo pero, por circunstancias, esto no es posible (tengo la ciudad más cercana a casi dos horas de viaje y salvo para emergencias tengo que conformarme con el veterinario del pueblo).

    ¡Gracias!

    • 8
      Rocio

      Hola Marta! La desparasitación interna se recomienda cada seis meses. En nuestro caso es un tratamiento de 10 días con una dosis diaria de fenbendazol a través de jeringa oralmente. Esta desparasitación es importante porque muchos conejos son portadores del ecuniculi y eso les mantiene a raya…si tienes alguna duda más, escríbeme de nuevo! Un besinejo!❤

  5. 9
    Marta

    Pues sí, Rocío. Ya que te ofreces voy a aprovechar de tu maravillosa generosidad 🙂
    No sé si existen distintos tipos de fenbendazol pero imagino que sí, si me dijeras cuál te recomiendan a ti (marca, % de compuesto activo, para qué animal lo venden… todos los datos que puedas darme para que no me confunda a la hora de encargárselo al veterinario serán bienvenidos). Por otro lado, ¿de cuánto es la dosis que le das? Yo sólo se lo dí 3 días y ya me pareció muchísimo, soy un poco reacia a medicarlo sin conocimiento por lo que confío en lo que puedas decirme porque sé que eres una mamineja responsable y que probablemente tu información proceda de un veterinario de confianza. ¡Gracias de nuevo! Un besinejo para ti también ♥

  6. 11
    Rocío

    Hola. Esto parece una señal. He visto el articulo de casualidad y llevo 20 días que mo vivo ni duermo mas que para dedicarme a Pepo, mi conejo que es un clon de Ginny. Me he quedado helada. Que pena no poder colgar una imagen.
    Bueno, pues llevamos luchando 3 semanas por este maldito parásito. Estoy desesperanzada. Cuando he visto a Ginny he rezado porque mi caso fuese igual. Pero no se. Tiene la cabeza muy mal.
    Mi entorno no me entiende, pero esto está siendo muy duro para mi, sobre todo porque tengo que luchar por no sacrificarlo desde el primer dia por recomendación de ellos. Y por pensar que no se recupere y tenga que sacrificarlo. Me paso el día haciendo ejercicios. Pendiente de él. Luchando por el que esta muy débil. Ha perdido 250 gr, y para un conejo de poco más de 900gr es mucho.
    Dicen que la recuperación es lenta…pero yo no la veo. Mañana tengo revisión….a ver qie me dicen.
    (No hago mas que ver las imágenes y fotos….es mi enano 😍😓)

    • 12
      Rocio

      Hola Rocío, antes que nada mucho ánimo. No des nada por perdido, tú mejor que nadie sabrás lo que es mejor para él. Cuéntame qué te dice el veterinario, desde aquí te mandamos toda la familia muchos ánimos y mucha fuerza, que piensen los demás lo que quieran, Pepo es de la familia!! Un besinejo grande!

  7. 13
    Eri

    Al leer esta entrada no he podido evitar derramar unas cuantas grandes cantidades de lágrimas. Supongo que sólo sabes realmente lo que es cuando lo vives, en este caso, cuando tu bebé lo vive. Hace siete meses perdí a quién era como mi hija, mi pequeña, mi niña Cloe. La coneja más dulce, inteligente, cabezota y “creída” del mundo. Aunque con razón, porque era la perfección dentro de una bola de pelo blanca, con mucho carácter y amor que dar.
    Y cuando digo que era como mi hija, lo era.

    Ella tenía el parásito desde que nació, pero no fue hasta el pasado febrero que le afectó de la forma más cruel y agresiva posible.

    Era un día de mucho frío, había nevado y la calefacción no funcionaba muy bien. Nos dormimos juntas bajo la manta hasta que se despertó, salió corriendo pero perdió el equilibrio, empezó a caerse, a dar vueltas sobre sí misma…no tarde ni diez minutos en ir al veterinario. Pero ya era tarde, empezó a tener la cabeza ladeada, los ojos le bailaban, toda nuestra vida se había ido en el instante en que Cloe despertó de nuestra siesta.

    Una semana en cuidados intensivos, medicandole, ingresadola hasta que estuviera más estable…cuando parecía que podía ir a casa, se mojó toda con el bebedero y envuelta en una manta, junto a mi acurrucada en la cama, pasamos la noche juntas. Yo llorando, ella durmiendo con su respiración tranquila.

    Entonces lo supe, supe que sería nuestra última noche.

    Al día siguiente la lleve al veterinario, hicieron lo posible para que volviera a estabilizarse, y por la noche me despedí de ella, dándole besos con sabor a lágrimas, y ella se despidió de mi, dándome uno de esos besitos que te devuelven las ganas de reír.

    Sólo que esta vez yo no podía reír.

    Y se fue. En mis brazos. Dejándome el vacío más grande e impresionante que jamás había sentido.

    Ella fue luchadora, la única semana de su vida que tuvo que luchar para intentar sobrevivir, pero no pudo. El parásito acabó con ella, con nuestra vida juntas. Y conmigo una vez se fue.

    Cloe es el ejemplo de que un día puede tu conejito estar feliz y vivacho y al siguiente puede irse.

+ Deja un comentario

Vivivendoconunconejo.com te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por David Rivilla como administrador de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar la consulta que realizas en este formulario de contacto. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Los servidores de HostUS (proveedor de hosting de Vivivendoconunconejo.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de HostUs. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@viviendoconconejo.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.