Vivir con un conejo por primera vez


¡Hola amigoneja/o! Muchos de los que nos leéis ya tenéis un peludín en casa, muchos incluso desde hace años. Pero cuando uno toma la decisión de vivir con un conejo por primera vez se plantea muchas cosas, entre ellas: “¿qué necesito para que esté bien”?. Hoy os damos unos consejos para que la acogida en casa sea la que se merece.

Antes que nada busca un veterinario de exóticos cercano y que te dé confianza porque nuestros amigos pueden ser algo sensibles. Infórmate de cómo se alimentan y cuáles son sus hábitos diarios. Si haces eso sabrás que los conejos son animales muy activos -sobre todo de noche ya que son nocturnos- y que necesitan tener espacio suficiente como para poder moverse libremente, así que la primera decisión será:

¿Qué jaula necesito?

Yo te recomiendo algo sencillo: ninguna. Los conejos viven perfectamente bien sueltos por casa o en una habitación dedicada para ellos, de hecho viven muchísimo mejor de esa manera. Si vas a hacer que un animalito pase su vida dentro de una jaula, por favor, no vivas con un conejo. Ahora bien, como primer paso para darle estabilidad y confianza está genial, pero si puedes permitirte tenerle suelto en algún espacio de tu hogar -siempre a salvo de posibles riesgos- será genial para el peludín porque podrá tener la actividad que necesita cuando necesite y estará más cerca de ti, como cualquier familia debe ser. Si no puedes, deberás cada día dejarle salir como mínimo cuatro horas, no es por recreo, es por salud.

Así que jaulas, ¿qué jaulas? ¡Por favor una grande! (aquí tienes un post completo sobre jaulas para conejos).Si piensas tenerle en una pequeña, hazle un favor y no tengas un conejo. Las jaulas suelen ser carillas, pero hay alternativas también como los cubos modulares (mira estos de La Pradera Online) para formar condos (pincha aquí para ver ejemplos de cómo quedan). Como te decía, cuando llegue a casa lo más importante es que se sienta seguro, así que tienes que proporcionarle un espacio donde pueda resguardarse, ya sea mediante la típica caseta de jaula o una casita de madera o cartón, por ejemplo. La cuestión es que tenga techo y pueda meterse a pasar el rato tranquilo. En cualquier caso, la jaula tiene que ser lo suficientemente alta para que pueda ponerse de pie (sí, se ponen a dos patitas para curiosear) y lo suficientemente larga como para que pueda quedarse cómodamente tumbado.

Jaula para conejos | Casa de conejos | Viviendo Con Un Conejo | Belier | Angora

¿Y dentro de la jaula o de su espacio?

En la jaula tendrás que ponerle un bebedero. Puedes optar también por un bol con agua, pero es menos higiénico, ya que lo llenará de heno o incluso caquitas y tendrás que estar cambiándolo contínuamente. Así que elige un bebedero grande y que se agarre bien a la jaula o a cualquier soporte para que no la tire. ¡Créeme que son capaces de menear el bebedero y no parar hasta tirarlo!

También necesitará una henera. Recuerda que siempre tiene que tener heno a disposición. Es muy probable que acabe tirando todo el heno por el suelo, no te preocupes. El heno es lo más importante que puedes darle para comer (lee aquí el post sobre los mejores henos para conejos), así que invierte un poco de tiempo investigando dónde puedes comprar heno de calidad en tu zona.

Muchas jaulas vienen también con un comedero, ahí puedes ponerle el pienso que le darás diariamente. Ese pasará a ser su santuario ya que, como verás de aquí a un tiempo, parece que el pienso tiene droga para ellos. Si no vive en una jaula (¡gracias!) puedes comprar un cuenquito -que pese un poco- para ponerle ahí el pienso.

Otra de las cosas indispensables es la esquinera. En ella echarás el lecho o sustrato que prefieras para que se acostumbre pronto a hacer sus necesidades ahí.

¿Qué más necesito?

A medida que vayas conviviendo con tu orejón irremediablemente comprarás más cosas. Juguetes para que roa y desgaste dientes, cepillos para quitarle pelo muerto, accesorios varios como puentes de madera…Recuerda que lo más importante para tu conejo es:

  • una buena alimentación: heno a disposición, verduras (no todas) y pienso (siempre como complemento, no como base)
  • la posibilidad de hacer ejercicio y corretear. Así podrás disfrutar de los saltitos típicos que hacen cuando están contentos.
  • un espacio libre de suciedad y de peligros: ojo a los cables, alimentos prohibidos para ellos o productos tóxicos.
  • mucho mucho cariño y personas que se preocupen por ellos. Atiende siempre a cómo come y como son sus caquitas y pipís y por supuesto, ten pensado a qué veterinario de exóticos vas a llevarle.

Espero que te haya sido útil esta información. Déjanos tus comentarios más abajo o en Facebook, Twitter o Instagram. ¡Hasta la próxima semana!

4 comentarios

Deja el tuyo
  1. 1
    Doris

    Muy buen post! Realmente eso es lo esencial.. Y luego ir adaptándolo a la propia personalidad del peludín, que siempre prefieren unos sitios a otros, etc. Yo tuve que cambiar toda la organización de mi habitación porque es un cabezota jajaja.

+ Deja un comentario

Vivivendoconunconejo.com te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por David Rivilla como administrador de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar la consulta que realizas en este formulario de contacto. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Los servidores de HostUS (proveedor de hosting de Vivivendoconunconejo.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de HostUs. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@viviendoconconejo.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi política de privacidad.